Casaricheñ@, ¿tienes comida de empresa este sábado?

Casaricheñ@, ¿tienes comida de empresa este sábado?

Se acerca el fin de semana señalado como el de las cenas de empresa de navidad en Casariche. Momentos de distensión para pasarlo bien con tus compañer@s de trabajo con los que tantos marrones te has comido durante el año.

Es normal que las bromas, el alcohol y las más sanas intenciones estén acompañándote en la mesa, pero no debes olvidar el mostrarte caut@, ya que cualquier desmelene o conducta desmedida harán que tus compañeros te recuerden en todas las comidas de navidad futuras y durante algunos días en el trabajo, es por ello que te brindamos algunos consejos.

Sé tú mismo, sé natural. Es cierto que en estos momentos nuestros compañeros tienen la oportunidad de conocernos de cerca el tipo de persona que somos fuera de la fábrica, la oficina o el lugar de trabajo. Aquellos que se muestran tal y como son, que no tratan de impresionar a nadie ni de mostrarse como quisieran ser y no como realmente son, son quienes tienen mas garantías de que nadie le hará un mal comentario o le dirigirá unas malas palabras auspiciados en la excusa de que estaba bebido.

Aunque es difícil, ya que es el nexo de unión entre los comensales, ¡Ni una palabra sobre el trabajo! Hay muchos más temas de conversación. Además se supone que estas cenas son para conoceros o consolidar la amistad que ya se tiene. Así que nada de hablar sobre reuniones y viajes laborales. ¿De qué hablar, entonces? De cualquier cosa menos los típicos temas conflictivos que sabes que puedan causar malos rollos. Política, deporte, religión, dinero…Y no hay nada peor que ser cotilla. No lo olvides ser respetuoso con la opinión de los demás y no encabezonarte en llevar la razón.

Intenta entablar conversación con todo el mundo. Tienes una oportunidad de oro para conocer mejor a la gente con la que solo compartes los minutos del bocadillo, el desayuno o el típico buenos días cuando llegas al trabajo. Al fin y al cabo, nunca se sabe si son muchos mas los puntos que te unen con otras personas que los que te separan, pero nunca lo averiguaras si nunca te sales de tu círculo de amistad y compañerismo cercano.

Cuidado con las fotos y las redes sociales. Hoy día la tecnología posibilita que todo el mundo va con el móvil en ”modo paparazzi” y que se le saque partido a la cámara de fotos o a la grabadora del móvil, así que ten cuidado con lo que se hace y se dice y procura hacerlo en un ambiente de compromiso en el que tengas la seguridad que nadie va a sacar unos momentos de risas con los compañeros fuera de contexto y publicarlo para que los demás se mofen de ti.

La despedida. El momento de marchar lo decides tú. No te dejes influir por algunos compañeros que te insisten en que hoy hay que llegar muy tarde porque el marido o la mujer nos ha dado permiso, o que hoy es el día en el que coger la gran cogorza del año o de sobrecomer esta justificado. Esto es propio de gente que no gozan de la libertad suficiente durante el año para tener unos ratos de risas con sus compañeros y amigos.

Y recuerda querido lector que para pasarlo bien, todo en su justa medida y que en muchas ocasiones, una retirada a tiempo es una victoria.