Reflexiones, por Mari Carmen Bastos

Reflexiones, por Mari Carmen Bastos

Cómo de complicada es la vida y qué complicadas somos las personas.

No es que hoy me haya levantado pesimista, sino que hace días que me asaltan una serie de reflexiones.

Son muchas las ocasiones en las que nos empecinamos en decir que la vida es complicada, que nos pone a prueba momento  tras momento y    que cada día es un reto que hay que superar.

Y entonces pienso y me pregunto, por qué no le damos la vuelta a esta afirmación.

La vida no es complicada, nos la complicamos nosotros; la vida no se empeña en fastidiarnos, sino que nos pone a prueba, y nos enseña cuán preparados estamos y cuáles son nuestras virtudes y defectos.

Seguro que si le dedicas unos minutos a pensarlo, encuentras otra forma de resolver aquel problema que te preocupa, u otra manera o postura de enfrentarte a ese otro.

Con esto no quiero llevar a engaño a nadie, no es una tarea fácil, y no siempre los resultados de nuestras acciones van a ser buenos.

Pero ahí está la grandeza de la vida, y por supuesto, la grandeza de las personas, que deben ver en ello una enseñanza, tienen que tomar sus desaciertos como un aprendizaje y que como tal, aún no ha terminado y todavía debe enseñarnos más.

Indiscutiblemente, el camino no es fácil, y al contrario que en la ficción, no puedes volver a empezar; lo pasado, pasado está; sólo nos queda como herramienta principal nuestro presente, que nos ayudará a crear nuestra mayor empresa, nuestra propia vida.

Como consejo, nunca te arrepientas de nada, todo y cuando digo todo, me refiero a todo lo bueno y malo que hayamos podido hacer, es lícito en nuestro aprendizaje. Sé sincer@ contigo mism@; Y si lo aceptamos así, nuestro momento presente nos será más liviano.

Efectivamente, no es un remedio infalible, y como muchos de vosotros, yo también me siento náufraga en más momentos de los que quisiera admitir; pero me reconforta saber que en este mar donde tantas personas vamos sin rumbo, a veces, se enciende esa lucecita, que nos guía como un faro, hacia una vida llena de grandes e inolvidables momentos.

 

                                                                       Mari Carmen.