Hoy se cumplen 59 años del brutal accidente de tren en Casariche, por Rafael Rodríguez

Hoy se cumplen 59 años del brutal accidente de tren en Casariche, por Rafael Rodríguez

Con motivo del brutal accidente ferroviario de Santiago de Compostela en el que han muerto 79 personas, he creído oportuno recordar el accidente ferroviario que tuvo lugar en Casariche en el año 1954.

Fue el domingo 22 de Agosto y las personas que estábamos en el cine de verano viendo la película “Las dos hermanitas” nos quedamos sobrecogidas por el tremendo ruido que produjo el expreso de Málaga a su paso por Casariche en dirección a Madrid. Poco después, por los altavoces del cine, llegó la noticia de que el tren  había descarrilado a unos4 kilómetrosde nuestro pueblo, concretamente en el Km. 85 de la línea, y que si, en el cine había algún ferroviario, se presentase inmediatamente en la Estación.

Se dijo que la causa del accidente fue la rotura de una biela de suspensión delantera de la máquina y que ésta se salió de los raíles cuando bajaba por una pronunciada pendiente quedando cruzada sobre la doble vía. En ella se empotraron el coche de equipajes y dos de viajeros, descarrilando el resto del convoy que cayó por un terraplén. Un coche de viajeros de Algeciras quedó partido en dos.

Tan pronto como se recibió en Casariche y Puente Genil la primera noticia del accidente se organizaron los trabajos de socorro. De Casariche partió un automotor con dos vagones, en el que se instalaron colchonetas y que ocuparon los médicos de la localidad, las autoridades municipales y el Comandante de la Guardia Civil con sus fuerzas. También salieron camiones y otros vehículos con personal voluntario. En el pueblo sólo quedaron los ancianos y los niños.

El balance de las víctimas en el accidente ferroviario fue de cinco muertos y veintiún heridos de consideración. Los fallecido fueron Francisco García Cosano, fogonero del depósito de Cercedilla; Enrique Durán Becosta, ingeniero natural de Álava, que estaba veraneando en Torremolinos; Francisco Blanco Caballero, ganadero de Campanario, que venía de la Feria de Antequera; Francisco Campos Ramírez, policía armada de Melilla que se dirigía a su destino en San Sebastián; y Jenaro Reyes Castro, natural de Linares.

Cuando se van a cumplir 59 años de aquel trágico accidente, es bueno que el pueblo recuerde este hecho y la solidaridad de nuestros vecinos con las víctimas. También queremos enviar un abrazo de confraternidad a todos los ferroviarios de Casariche en sus ya casi 150 años de existencia.