Hoy se cumplen 25 años desde que se inauguró el Teatro Municipal de Casariche, por Nati Graciano

Hoy se cumplen 25 años desde que se inauguró el Teatro Municipal de Casariche, por Nati Graciano

Hoy 23 de Agosto se cumplen 25 años de la inauguración de nuestro Teatro Municipal. Fue el 23 de Agosto de 1992 cuando, siendo alcalde Francisco Moriana Cano, abrió sus puertas el Teatro Municipal de Casariche. Y lo hizo con la puesta en escena de Maribel y la extraña familia de Miguel Mihura a cargo del grupo de teatro La Acequia, grupo que nació del empeño de la entonces directora del Hogar del Pensionista, hoy Centro de Participación Activa de Casariche, Inmaculada Prieto. Por aquellos entonces, Inma junto con mi padre, Lucas Graciano, que fue por aquellos años presidente del Hogar, se propusieron impulsar el teatro como agente dinamizador del centro y formar un grupo donde se mezclaran distintas generaciones, con la feliz idea de abrir dicho centro a la comunidad y favorecer la participación activa de los mayores en la misma. Así nació La Acequia. Al grupo se le denominó de esta manera porque antiguamente, y justamente donde está situado el Centro de Mayores, se encontraba una acequia. En su origen, La Acequia estuvo integrado por gentes diversas con un punto en común, la afición al teatro: Arroyo y yo, Margui Gamero, Mª Carmen Moriana, Loli López, José Herrera, Manolo Cosano, Carmen Blanco, Lucas Graciano y dos grandes aficionadas y con grandes dotes artísticas, María Parrado y la “artistaza” Angelita González. Lamentablemente, ninguna de las dos se encuentra entre nosotros.

Todavía recuerdo cómo Angelita era capaz no sólo de representar todo papel que caía en sus manos con un entusiasmo y una ilusión por las cosas bien hechas que la dotaba de una energía que ya la quisiéramos los más jóvenes para nosotros, sino que memorizaba con todo detalle los papeles de los demás, guardándolos en su memoria años y años. A mi mente viene uno de los últimos encuentros con ella en su casa, poco antes de morir, que nos decía a Arroyo y a mí, ¿queréis que os diga vuestro papel?. Y no sólo era capaz de recitar sin faltar una coma sus diálogos, sino también los de los demás personajes. Sin duda, una mujer excepcional, dueña de una gran inteligencia, buena conversadora y con un espíritu inquieto que la mantuvo joven hasta el final de sus días. Pero su gran virtud fue ser, como decía el poeta, en el mejor sentido de la palabra, BUENA.

La Acequia y sus integrantes han sido un ejemplo más de la afición por el teatro, siempre presente en la historia cultural de nuestro pueblo. Desde que mi memoria alcanza, en Casariche siempre ha habido grupos de teatro aficionados. Y más allá de mi memoria, recuerdo las palabras y anécdotas que mi padre me contaba de antiguos montajes teatrales con nombres propios como Ricardo Cosano, Paco López y él mismo, entre otros muchos.

En la actualidad, la inquietud teatral continua. Y por la parte que a mí me toca, no puedo terminar sin hablar del Grupo de Teatro de la Asociación de Apoyo a Personas con Discapacidad “Crisol”, para quien la actividad teatral es una de las herramientas más poderosas de inclusión social y de expresión de las capacidades extraordinarias que poseen las personas extraordinarias que componen el alma de Crisol. Desde aquí doy las gracias mil veces por la estupenda acogida que tienen nuestros montajes teatrales y que, sin duda, son una fuerte dosis de motivación para seguir caminando por la senda de la igualdad, la plena inclusión y por supuesto, la tradición teatral de nuestro pueblo, Casariche.

Nati Graciano