Ermita de San Antonio y vicisitudes de su Hermandad (última parte), por D. José Herrra

Ermita de San Antonio y vicisitudes de su Hermandad (última parte), por D. José Herrra

DESAMORTIZACIÓN: Reinando en España la Reina Regente María Cristina, el año 1836, el Ministro Mendizábal, (que cesó ese mismo año), sucedido por Madoz, y con el fin de conseguir dinero para las maltrechas arcas del Estado, ordenó la venta de todos los bienes del clero regular (conventos….) y secular (parroquias, hermandades….). En Casariche la desamortización afectó a las 962 Has. de las monjas Clarisas de Estepa (Patronato) y a otras de los Mínimos. También se desamortizaron todos los bienes de las hermandades, principalmente los de San Antonio y La Encarnación. Baste decir que el 28´30 % de las tierras de nuestro pueblo eran de la Iglesia (todavía se conservan nombres: Haza Dios, Fuente de la Virgen, Huerta de las Ánimas- donde yo me crié- etcétera).

Parece que, funcionando o extinguida, hubo miembros de la Hermandad   que lucharon por recuperar los bienes enajenados y, al no conseguirlo, intervino el Arzobispado, como se ve por este documento: “En la villa de Casariche a veinte y siete de Enero de mil ochocientos ochenta y cuatro bajo la Presidencia de D. Francisco Martín León, Pbro., cura ecónomo de su única Iglesia Parroquial  se reunieron en sesión los hermanos de la hermandad del Sr. S. Antonio de Padua de esta villa, acordando autorizar a su Hermano mayor D. Diego Sojo Gómez para que, ante Notario público  dé poder bastante al Sr. D. José  Segar…. Gescon apoderado general de este Arzobispado para entablar la correspondiente demanda contra el Estado en reclamación de indemnización por los bienes pertenecientes a esta Hermandad y enagenados  por el Estado , con facultades para representar a esta corporación en todo lo que a este asunto se refiera y lo firman los que saben hacerlo en la fecha ya citada…”

Debió de  disolverse la Hermandad ya que a continuación,  al final de las cuentas del año 1817, firmado por un interventor (ilegible) aparece el siguiente escrito: “Este Libro con el cuaderno de cuentas suelto se entrega a D., José Aceijas, sustituto del Sr. Don Manuel Motesinos Cura Párroco actual .20 de Agosto de 1827”. En la hoja siguiente se lee: “En la villa de Casariche,  correspondiente al arzobispado de Sevilla, Arcipestrazgo de Estepa a trece de junio de mil ochocientos ochenta y siete, ante mí el infrascrito cura ecónomo de la única Parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación, los individuos que desean pertenecer y dar vida a la estinguida Hermandad del Sr. San Antonio de Padua, conformándose a seguir las constituciones aprobadas…”  Y continuó unas veces funcionando y otras clausurada…

Así llegamos a 1936. Una bomba -parece que de las dos  que en la Guerra Civil se arrojaron a nuestro pueblo- destruyó parte de la ermita que permaneció así muchos años. Luego se restauró y se convirtió en lugar de reunión -Teleclub- de los jóvenes que allí se juntaban para ver la Televisión. Posteriormente Don Manuel Gómez Medina la  permutó por el Salón Parroquial sito en Calle Luna construyendo en su lugar un bloque de pisos y el Banco.

A los vecinos de la antigua Calle San Antonio (que curiosamente nunca tuvo este nombre) de Casariche cariño y esperanza de que la hermosa Velada que todos los años hacen desde 2002 crezca y, uniendo su entusiasmo, consigan devolverle su entrañable y centenario nombre.

D. José Herrera