Breve historia de la emigración Casaricheña en la 2ª mitad del S. XX por Fillu

Breve historia de la emigración Casaricheña en la 2ª mitad del S. XX por Fillu

Alguna que otra vez cuando me encontraba a Santiago Pérez “El Palomero” me gustaba decirle en alemán: Hallo Freund, Wie bist du (hola amigo, como estas?), él sonreía y a veces me contaba historias de cuando trabajaba duramente a veinte grados bajo cero en Alemania, anécdotas por el bohemio barrio de Sankt Pauli en Hamburgo ó cuando el gobierno alemán de la RFA le concedió la medalla de oro al mérito al trabajo a su hermano Francisco.

Siempre me llamó la atención las historias de casaricheñ@s emigrados por el mundo, forzados a abandonar el pueblo ya fuese por la necesidad de una vida mejor, el hambre o la falta de libertades de un país dictatorial y rancio.

Historias como la de Rosario González, que durante varios años se levantaba a las 4 de la madrugada recorriendo cada noche sola la ciudad de Frankfurt, para ir a limpiar las oficinas del periódico liberal Frankfurter Allgemeine, o la de otros paisanos nuestros que marcharon rumbo a Oceanía, para dejarse la piel mucho tiempo en las minas del infernal desierto Australiano del Outback.

Estas son algunas de las muchas historias de decenas de vecin@s de Casariche que emigraron a países como Alemania, Argentina, Australia, Bélgica, Francia entre otros, e incluso hubo movimientos migratorios nacionales a comunidades como Cataluña, Madrid, Islas Baleares, País Vasco, etc. e incluso regionales, portando el nombre de Casariche a otros rincones de Andalucía en temporada de recolección de fresas en Huelva, aceitunas en Jaén o en la denominada isla del arroz (Sevilla).

Nunca lo hemos estudiado y quizás debamos hacerlo más a fondo, sobre el positivo impacto económico, cultural y social de la emigración casaricheña, el esfuerzo de mujeres y hombres que sacrificaron lo mejor de sus juventudes para que hoy sus descendientes disfrutemos de un bienestar conseguido a base de coraje, valores, humildad y mucho trabajo.

Algunos lugares de trabajo, residencia y en su caso nacimiento de casaricheñ@s emigrados son:

En Alemania: Kappeln (Flensburg), Rheda wiedenbruck (Gutersloh), Bosperde, Menden, Schluckinge-Wickede, Warstein, Bochum, Colonia, Dusseldorf ó Frankfurt.

Argentina: Lobos (Buenos Aires)

Australia: Melbourne, Sidney , zonas del desierto del Outback.

Francia: Evian-les bain, region haute Savoie (lugrin), Perpignan, Beziers, Montpellier, Marsella.

Andalucía: Mazagon, Lepe (Huelva), Mancha Real, Martos (Jaén) ,La Puebla del Rio, Isla Mayor (Sevilla)

Cataluña: Barcelona, Hospitalet del Llobregat, Vilanova i la Geltrù, etc..

País Vasco: Bilbao, Rentería, Vitoria.

Madrid: Madrid, Móstoles, Alcalá de Henares.

Islas Baleares: Alcudia, Pollença, Palma, Mahon, Ibiza.

Y seguro que me dejo algunos lugares más, que el amigo lector cuando lea este artículo reconocerá en ellos algún conocid@, familiar o amig@, al que poder enviarle este artículo mediante el Facebook, email, whatssap u otras redes sociales.

He querido con estas humildes líneas, levantar un testimonio vivo de nuestra historia, y desde aquí invitar a muchos paisanos que residen en cualquier rincón del mundo, a que nos envíen su testimonio a este periódico para ser publicado, contándonos los motivos de su marcha, que fue lo que más le costó despedir, como le ha ido la vida en su nuevo hogar y porqué es tan difícil olvidarse del pueblo de Casariche,  que hace humedecer los ojos de algunos casaricheñ@s cuando oyen su nombre.